¡Hay equipo!

¡Hay equipo!
Estación Mercedes, Buenos Aires, Argentina

martes, 20 de diciembre de 2011

Un corazón para Espora

Durante el proceso que llevó a la desaparición de su tráfico, una de las últimas decisiones que se tomaron sobre la línea G fue desafectar la mayor cantidad posible de playas de estaciones, levantando los cambios de vía general a desvíos. Así ocurrió en Altamira, Tuyutí y muchas otras. El objetivo era claro: sin playas no hay cargas. Y sin cargas...

En Espora, el "trabajo" sólo llegó a hacerse a medias y se retiró uno de los dos cambios de entrada a desvíos de playa. El aparato de vía del lado oeste (junto con buena parte de la vía segunda) fue robado levantado. El del lado este, sin embargo, se salvó.
  

Y como la vía tercera también se mantiene completa, únicamente haría falta reponer el cambio faltante para contar con el desvío en toda su extensión, otorgando una vía alternativa para las maniobras de entrada y salida de las numerosas zorras que transitan por la zona.

Durante el último fin de semana, socios de las bases Mercedes y Espora se dirigieron a la zona de playa de la estación Tuyutí para desmontar el desvío de vía tercera a brete, el cual será recolocado en Espora. 

Como primera etapa, se desarmó y trasladó el corazón (pieza central del aparato, donde se realiza el cruzamiento). Próximamente se concluirá retirando las agujas, resbaladeras y varillas de Tuyutí y armando el aparato completo en el extremo oeste de Espora. En breve les contamos cuándo. ¿Vienen?   

El corazón (3) es el lugar del desvío donde se cruzan los trazados


Con el pico se dejan al descubierto tirafondos y bulones de las juntas


 Desenroscando con llave T. Metáfora cero. 


Maza y barreta para aflojar las juntas. 

Un momento especial: finalmente, el corazón cede y se mueve por primera vez en más de 100 años. Algo nos conecta con los catangos que lo colocaron un siglo atrás. Cuántas historias lejanas habrán testificado estos rieles... 


Cargado en la chata y listo para volver a ser pulido en Espora, su nuevo hogar