¡Hay equipo!

¡Hay equipo!
Estación Mercedes, Buenos Aires, Argentina

miércoles, 27 de abril de 2011

Comando Motoguadaña




Grandes. Rápidas. Eficaces. Entre las herramientas de mano, las motoguadañas son las armas de mayor poder desmalezador, gracias al filo de sus discos de acero girando a más de 5000 RPM.

"Existe un discreto encanto en la operación de estas máquinas", señala Sergio y avanza unos pasos para encender el motor de 50 cc que impulsa al aparato. Segundos después, los tallos de las cañas, cardos, acacias y otros arbustos serán aserrados como si fueran de manteca. "Debe ser una forma de descargar las tensiones de la semana", razona mientras derriba un frondoso matorral con un leve movimiento hacia su costado.

De esa forma, la maleza se retira rápidamente y comienza a formarse un pasillo que deja ver la cabeza de los rieles a lo largo de centenares de metros.
La tarea se completa con la pasada de pala quitando de las vías restos de hojas y ramas y, cuando es necesario, destapar la pestaña para facilitar la circulación de las zorras.

Las fotos y video de abajo muestran diferentes fragmentos de los últimos trabajos, donde la conjunción de cuatro motoguadañas devoró todo lo que había a su paso a la altura de la Ruta 7 y en el cañaveral cercano a la estación Tres Sargentos.


Ruta 7: luchando para que el asfalto no lo tape todo


Una pala por vía para apartar de la superficie de los rieles la maleza derribada

El del Arroyo de los Ranchos, uno de los cañaverales más largos de la línea. Desafío de mantenimiento.



¡Cuadrilla en acción!